Filosofía

Aproximaciones al erotismo

Sentí que la caja de Pandora contenía los misterios de la sensualidad femenina, tan distinta de la masculina que el lenguaje de los hombres no resultaba adecuado para describirla. El lenguaje del sexo aún está por inventarse (…) Pero aunque la actitud de las mujeres hacia el sexo fuera por completo distinta de la masculina, aún no hemos aprendido a escribir sobre el tema. 
                                                                                                                                                              (Anaïs Nin, 1976. Delta de Venus)

 

El grado y la naturaleza de la sexualidad en el ser humano ascienden hasta la más alta cima de su espíritu.
                                                                                                                   (Friedrich Nietzsche, 1886, Más allá del bien y del mal)

 

 

El presente estudio visual sobre lo erótico pretende olvidar el viejo criterio cartesiano –racionalista y mecanicista–, la culpa y el autodesprecio moral. A mi entender, este olvido conlleva  abandonar nuestros hábitos científico-moralistas, la parodia y la predilección unívoca por el plano detalle genital (medical shot) para buscar lo sensual, lo emocional, lo mágico e indeterminado de la sexualidad, además de su comprensión y aceptación.

Por una vía figurativa directa y minimal quiero enfatizar en los vacíos o ausencias tópicas que experimenta la representación erótica al sustraerle las ideologías que la definen como tal. Este vacío  ideológico reivindicado con figuras simples y casi esquemáticas plantea la necesidad de reflexionar sobre  los símbolos que configuran la imagen erótica.

Finalmente, estas imágenes  responden a una búsqueda personal de autoconciencia erótica y de nuevas ficciones; antes de que la imagen pornográfica oficial “clínica” (que fagocita todo tipo de erotismo) y nuestra rutina antierótica acaben con la imaginación y por consiguiente con la  singuralidad del deseo.

El cine y el sexo

Venus in Urbe II

Venus in urbe I

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *